top of page

EL FAROLERO

Actualizado: 13 abr 2023



El quinto planeta era muy extraño. Era el más pequeño de todos. Había apenas lugar para alojar un farol y un farolero. El principito no lograba explicarse para qué podían servir, en medio del cielo, en un planeta sin casa ni población, un farol y un farolero.

Al llegar el Principito saludó respetuosamente al farolero: -¡Buenos días!


¿Por qué acabas de apagar tu farol?


-Es la consigna -respondió el farolero-.
¡Buenos días!

-¿Y qué es la consigna?

-Apagar mi farol.

¡Buenas noches! Y encendió el farol.


-¿Y por qué acabas de encenderlo nuevamente?



-Es la consigna.

-No lo comprendo -dijo el principito.


-No hay nada que comprender -dijo el farolero-. La consigna es la consigna.

¡Buenos días! Y apagó su farol. Luego se secó la frente con un pañuelo de cuadros rojos. -Mi trabajo es algo terrible. En otros tiempos era razonable; apagaba el farol por la mañana y lo encendía por la tarde. Tenía el resto del día para reposar y el resto de la noche para dormir.


-¿Y después la consigna cambió?




-Ese es el drama, que la consigna no ha cambiado

-dijo el farolero-.

El planeta gira cada vez más de prisa de año en año y la consigna sigue siendo la misma.



14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen

Beoordeeld met 0 uit 5 sterren.
Nog geen beoordelingen

Voeg een beoordeling toe
bottom of page